Tenis por Gastón Corti 0 Comentario/s Volver

Rendirse, ¡jamás!

Martes, 16 de Julio / 2013 16:07
Imagen 0

Con una carrera poblada de inconvenientes, Carlos Berlocq nunca bajó los brazos y obtuvo su primer título de ATP a los 30 años.

Si uno no conoce de tenis y le pregunta a los especialistas sobre Carlos Berlocq, lo que le dirán es que es un "batallador". Esta definición es tanto dentro de la cancha como fuera de ella, porque Charly nunca se dio por vencido. Se sobrepuso a una lesión grave, a falta de dinero para viajar y a vaivenes emocionales que casi lo terminan alejado del mundo tenístico.

Nacido en Chascomús y profesional desde el 2001, Berlocq siempre luchó y luchó. Con un juego pesado y una derecha con gran potencia, complicaba a sus rivales pero no lograba la continuidad deseada que le permitía mejorar en el ránking y en su confianza. En 2005 terminó en el puesto 78 pero pese a ser su mejor momento, esto le jugó en contra. Comenzó a tener vaivenes en la cancha que también afectaron en lo emocional. Pasó de ser un jugador de elite a volver a codearse con los juniors y disputar Challenger o Future para solventar sus gastos.

Justamente en uno de estos Challenger, ante Máximo González en 2009, sufrió la lesión en su muñeca. Siete meses le demandaron de recuperación. Su familia, en octubre de este año nació su hija Stefania, y sus amigos, los cuales alguna vez hicieron una rifa para juntar plata y que él pueda viajar, fueron los pilares en donde se apoyó.  La decisión de él y de su mujer, María Noel, de que la pequeña viaje junto a ellos ayudó enormemente. Apoyado por toda su familia en cada partido que disputaba, Charly comenzó a mejorar y mejorar.
 

Logró su primera final de ATP, en Viña del Mar en 2012, y consiguió ser parte del equipo de Copa Davis. Justamente en esta competición ante Tomas Berdych vivió una derrota dura pero que le significaría una marca para futuro. Ante el checo cayó jugando un tenis de alto nivel en donde la diferencia de jerarquía del europeo fue más. Pero la vida le tenía preparada una nueva alegría, que le serviría para sacarse esa espina. Este año se dio el gran lujo de darle el pase a la semifinal a la Argentina. Venció a Giles Simon convirtiéndose en el "hombre" de la serie ante los franceses. Este triunfo significó el primero para nuestro país antes los “Galos” en Copa Davis.

Siempre de buen humor y trabajando muy duro, Berlocq ha logrado sobreponerse a todo. Con su familia como pilar, Charly se ha reinventado una y otra vez, dejando a propios y ajenos con la boca abierta. Pese a haber explotado tarde, nunca se dio por vencido y el presente que vive hoy en día lo disfruta con gran alegría. En Bastad coronó todo lo bueno que vino haciendo y le demostró a todos que para lograr lo que uno anhela con talento no alcanza nada más sino que no hay que luchar y rendirse, ¡jamás!
 

Por Gastón Corti
Foto: Gentileza
  • No se han realizado comentarios aún.

El email no sera publicado. Campos requeridos marcados *

El mensaje se ha agregado con éxito!. Muchas Gracias por tu comentario!

El código de validación es incorrecto. Por favor, intenta nuevamente.

Ha ocurrido un error. Por favor, intenta nuevamente.

Los campos marcados con * son obligatorios.